top of page

Estrategias que unen marca y espacio

Cada lugar posee un alma concreta, una esencia que determina su concepto. Cada lugar dispone de atributos funcionales, como la localización, la oferta comercial o de ocio...., y de atributos emocionales, los cuales son mucho más difíciles de descubrir e identificar.



Cuando nos proponemos diseñar y ejecutar un espacio, debemos tener en cuenta dónde queremos que esté ubicado, qué queremos transmitir a los clientes y sobre todo, que contenga la identidad de nuestra marca.


Este tipo de estrategias muchas veces no se tienen en cuenta a la hora del diseño y ejecución de espacios, pero en Master Makers creemos que es una pieza clave del proceso para, además de satisfacer las necesidades de nuestros clientes y proporcionarles un espacio bonito, podamos ayudarles a crear una marca fuerte y popular, mejorando así su posicionamiento.


Atributos funcionales y emocionales.


Lo primero de todo es identificar el espacio comercial con el que vamos a trabajar, en el que además, tienen cabida la cultura y el ocio. Esto nos ayudará a definir el concepto y la propuesta de valor del lugar.


El entorno competitivo.


Habrá que determinar bien cuáles son los puntos fuertes y los débiles de los espacios de los competidores directos e indirectos que estén ubicados en el entorno en el que queremos que la marca entre a competir.


Esto nos ayudará, junto con los atributos funcionales y emocionales, a determinar la personalidad propia del espacio y cuál va a ser la identidad que queremos perseguir.


Marca interna del espacio comercial.


La marca que vaya a formar parte del espacio comercial va a participar aportando variables sobre el concepto, por lo que debemos cuidar desde el principio que sea siempre ésta la que marque las directrices estratégicas. Con esto nos será más fácil la búsqueda de la composición para la oferta del lugar y con ello, nos será más fácil la definición conceptual y el tipo de mensajes que, con ayuda del diseño, queremos transmitir, pues controlaremos la propuesta de valor que queremos construir.


Dinamismo de la marca.


La integración de la marca que ocupe el lugar será clave. Con ello podremos lograr un óptimo proceso de naming y un perfecto desarrollo de la identidad visual para y del espacio. Esto será fundamental para que la experiencia de usuario aparezca desde el minuto cero, al transmitirse y asimilarse de forma clara y directa el mensaje estratégico basado en las ventajas competitivas.


Satisfacer necesidades creando deseos.


Tras todos los pasos anteriores, llegados a este punto estaremos en disposición de plantear cómo resolveremos la satisfacción de las necesidades de nuestro público, pero además de aprovechar la suma de variables de todo el trabajo conjunto de marca y espacio para intentar provocar deseos de forma constante.


Este proceso nos aportará un posicionamiento emocional diferencial, aumentará la calidad percibida del espacio comercial en función del resto de oferta de los competidores y, además, fomentará que el recuerdo de marca gracias a la experiencia de usuario se dispare, retroalimentando la estrategia de posicionamiento deseado.

33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page